domingo, 21 de octubre de 2007

Página de un borrador



Safe Creative #1012268138561

5 comentarios :

  1. Olor a membrillo25 noviembre, 2010 14:15

    Zapatos que fueron de algún muerto llevando al que hoy los calza por caminos regados por el llanto de otras gentes y por las risas, por los proyectos, por las traiciones y amores y desamores de muertos que soñaron vivir imaginando que lo serían luego.
    Gafas con cristales empañados y graduación inadecuada mostrando al que mira a través de ellos las deformidades del mundo grotesco que otros antes contemplaron mal trazado y peor dispuesto desde los ojos apagados aun que espectros anteriores les cedieron.
    Manos que se demoran en tactos o caricias o texturas que fueron las sentidas ya por otras que ya en otros recorrieron otros cuerpos ya provistos de los errados rumbos ya trazados por los pasos equívocos de quienes los dieron pensándose en el futuro muertos.
    Labios dibujando las sonrisas y muecas y palabras garabateadas sobre el papel mojado de un olvido que no llega con el rasgo instruido, adoctrinado, malversado de guiños y mensajes y de gestos delineados a punta de cuchillo sobre las cortezas de los mismos árboles en que los nuevos muertos seguirán grabando los viejos corazones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se da cuenta de que puede estar haciendo algo ilegal?
      Estos zapatos suyos son, permita que se lo advierta, de otra persona, con su copy right y todo.
      En fin, usted sabrá.
      http://www.valentinalujan.es/mediapool/59/596209/data/ocho/Zapatos_que_fueron_de_algun_muerto.pdf

      Eliminar
    2. Ah, por cierto, y ya que estaba aquí, quiero decir allí porque termino justo de dejarle unas lineas en su entrada de fecha 9 de junio de 2008, lunes por concretar y en mi deseo de ser precisa, aprovecho para aclararle que el motivo de estas no es opinar acerca de la legalidad o ilegalidad de los actos de ese caballero sino el hacerle notar que allí, en el asunto de la pajarería, debe de haber un equívoco porque yo no conozco ni a Melinda ni a esa tal Raquel ni, por decirlo todo, tampoco a Olivia. Tampoco sé nada de palomas salvajes ni pertenezco a ese ni a ningún otro club.
      Reciba, nuevamente, un cordial saludo.

      Eliminar
    3. Ese paragüero es un farsante y la señorita tuvo mucha paciencia manteniéndolo a su servicio durante tantos años. Pero le daba lástima de él porque quién lo hubiese querido, viejo y medio loco que estaba. Aunque de joven ya apuntaba maneras porque aun cuerdo siempre fue una criatura insufrible, criticón, suspicaz, y enormemente proclive a difamar a todos sus compañeros.
      Se lo digo yo, que lo sufrí en mis propias carnes.

      Eliminar
  2. Me venido a mirar y aquí no hay ningunas alas; sólo está lo de las trenzas de Licinia y una cosa escrita a mano y con muy mala letra. Eres una mentirosa.

    ResponderEliminar

Diga lo que quiera, sin miedo. Tenga, eso sí, en cuenta que se va a enterar todo el planeta y quién sabe si no todo el sistema solar y hasta puede que alguna que otra galaxia.