sábado, 28 de noviembre de 2009

Enmarañada entre redes y mallas...

... pero me organizaré.
¡Seguro!
Y si los hados se muestran adversos y no me organizo habré, en el peor de los casos, escrito un bonito título...
¿O no es de verdad bonito "Enmarañada entre redes y mallas"?

martes, 24 de noviembre de 2009

Otra confidencia de Afrodita


En algún otro lugar, o, para ser del todo exactos, exactamente aquí, confié a los lectores de este blog algunos de mis secretos. Hoy, cuando - aquejada de uno de esos ataques de inmodestia con que la mala fortuna puede sorprender en el momento más insospechado a cualquier mortal - me embarga la vanidad de haber ampliado en mucho mis conocimientos, me animo a confiarles algunos más.
Se los confío no porque los secretos sean una gran cosa, o algo del otro mundo que no pueda tener cualquiera de ustedes (no igual, ya lo sé, pero sí a lo mejor muy parecido) sino porque, como son arrechuchos (últimamente he escuchado la palabra "pipilengue", que es mucho más bonita, ¿verdad?; pero yo me voy a quedar con mis arrechuchos de siempre - aunque insisto, es decir "insistiré" en cuanto cierre el guión y el paréntesis si es que con tantas aberturas no se me pasa por alto el cerrar algo, suelen ser muy esporádicos - porque no he pedido permiso para utilizarla) que me dan muy de tarde en tarde - que lo digo no porque su ocasionalidad sea tan notoria como para merecer repetirse, sino para justificar el "insistiré" de más arriba - corro el riesgo de, por aquello de fingirme ignorante de una forma totalmente mojigata e hipocritona, privarlos de unos trucos tan sencillos a la par que tan útiles.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Texto 1.5

Publicado por  el nov 15, 2009 en Prólogo a la primera carta. Siguiendo Rastros

1.5 “Cuentan las leyendas de los Maoríes en Nueva Zelanda, o los Taraumaras americanos, o los ritos helénicos, o la tradición bíblica judeocristiana, que un gigante, una diosa serpiente, un titán rebelde o un hombre justo -puede que una mezcla alquímica de todo ello- guardaron en un arca todo cuanto de valor existía antes de que poblara la Tierra esta Humanidad. Quizás una pequeña parte del contenido de ese arca haya sido revelado y transformado en tecnología, lenguaje y arte, pero parece que los arcanos no descubiertos y las deudas no saldadas de tantas vidas pasadas y aun futuras están condicionando la zona de consciencia que hoy, en forma genética y ambigua, determina lo que se ha convenido en denominar realidad presente”.

Archivo del blog