domingo, 31 de enero de 2010

Texto 1.11

Publicado por  el ene 31, 2010 en Prólogo a la primera carta. Siguiendo Rastros 

1.11. “Son fronteras ambiguas, cambiantes, sujetas a modificaciones permanentes, a los infinitos matices que perfilan el estado de alerta. En definitiva, el hombre es víctima, o quizá tiene la fortuna de estar sometido a permanentes alteraciones de consciencia”.

afrodita
10 febrero, 2010
Para IO (3 de febrero de 2010 20:05)
A pesar de que los asteroides que habían cruzado sus dedos para descomponer los parámetros acaramelados de las guirnaldas inconclusas que en su intento vano de descuartizar la frágil estructura de hormigón aleteando frente a los decapitados con furia cada vez más celestial merodeasen hasta la náusea no les fue posible, en modo alguno, que los estorninos redoblasen sus esfuerzos para arrastrar hasta la esclusa los bucles dorados de las promesas que forcejeaban asustadas en su afán azulado de eludir la larga secuencia de imágenes que desfilaba lejos de sus antepasados con paso cada vez más espectral sin olvidar, sin embargo, que los condenados elevarían en breve sus voces para quebrantar hasta el escarnio las medidas estúpidas de las caracolas que, despeinadas, canturreaban en su medio tono de soprano la dulce modulación de escorzos que deambulaban junto a los contramaestres con brillo cada vez más invernal.
Pero lo intentaron.

Archivo del blog