viernes, 29 de octubre de 2010

No le digas a la gente las cosas que a mí me cuentas

No le digas a las gentes las cosas que a mí me cuentas, porque pensarán que estamos loquitos de las cabezas.
No te subas a las parras en tardes de primavera, que las parras son muy altas y muy chicas nuestras penas.
No te vayas por las nubes en noches de invierno frías, porque las nubes descargan cuando menos te lo esperas y te darás un porrazo sin ni tiempo a darte cuenta.
No te líes si te acaloras con la manta la cabeza, que la cabeza precisa de verse bien descubierta para entender lo que pasa cuando te agobia la pena.
No lances tu voz al aire sin saber qué estás diciendo, porque el viento se la lleva y la hace resonar lejos y las palabras terminan convertidas en lamentos.
No te metas en dibujos si no sabes lo que pintas, que los trazos son traidores y derriban de un plumazo todo un año de cuidados en diseñar sendas ricas en pisadas que se pierden en cuantito no las miras.
No te subas a la parra, no te vayas por las nubes, no te líes si te acaloras con la manta la cabeza, ni lances tu voz al aire ni te metas en dibujos; pero sobre todo niña no le digas a la gente las cosas que a mí me cuentas porque pensarán que estamos loquitos de las cabezas.
Safe Creative #1012288154480

lunes, 25 de octubre de 2010

Insano azul de cielos arrasados

Insano azul de cielos arrasados al resplandor de oríflamos velámenes envueltos en nácares de agrestes casamientos gozosos de bastiones, esbeltos, sincopados, ostentosos de calma y de inconsciencia exótica de próximos indultos a pesares cruzados de cimborios osando rayar con su consuelo grandes arrobos de nuevos altos vuelos que se culminan más allá del gracejo, ágil de gris, sonado de trompetas, o sin dolor a nada que sea ausencia, descomponer las turbas de las huestes de tanto amor como amenaza alzarse contra la faz de negro augurio hilando su fino ardid contra la mar de encantos.
Safe Creative #1012268138561
Composición 3

Estampas de impresiones que se graban

Estampas de impresiones que se graban en el santo sentir del alma orlada de inhumación de exequias oficiadas por torbellinos de azar y del zarpar de rótulos que muestran en sus frágiles cinturas el consternar espíritus de abejas que, acantiladas en cumbres esmeradas por el color subido en escaleras de castillos que guardan en sus torres los acordes del ulular de miles de flamencos que se peinan bajo el verdor de estrofas cuernilargas rogando a su señor que les de alas, desentierran con sus uñas afiladas versos de amor y cuentas de rosarios.
Safe Creative #1012268138561
Marquito 10

domingo, 24 de octubre de 2010

Díselo a quien quiera oírlo

Díselo a quien quiera oírlo, muéstralo a quien quiera verlo, arráncalos de su sueño y lánzalos al vacío, a la nada y dales luego la vuelta por el camino por el que ya no recuerden de dónde vinieron luego ni adónde llegarán antes de que los zarandee el día en que despertarán muertos al olvido de ambiciones que les trajeron tristezas y voluntades perdidas en arrogarse derechos que no llevaban consigo más que delirios de hambrientos desterrados de sus almas a errar ciegos por sus vidas.
Safe Creative #1012268138561

sábado, 23 de octubre de 2010

Alma de azar y juego de insolente

Alma de azar y juego de insolente menospreciar el riesgo del adusto ciego envidar contra sólidos baldones preñados, hasta la saciedad y burda inquina, de imputación purulenta y pestífera de acotación restringiendo pericias de deliciosas delincuentes malnacidas irreverencias a acrisoladas restricciones invalidando el cálido frescor de canto alzándose por sobre el crepitar de ramas secas perdidas para estragadas, vomitivas, nauseabundas ilustres esclarecidas causas.
Safe Creative #1012268138561

Pares de a tres partidas

Pares de a tres partidas por su centro, eje de apuestas lanzadas sobre el fango de siniestras vergonzantes propuestas, de dados a inclemente consistencia inagotable de perfidia y enteca pubertad que rompe amarras rumbo sin fin a inusitadas concurrencias de nunca aquí, no más adulación a dictadores humillantes cultos a sangrientos insaciables dioses, y sí un honrar la libertad que desconoce amputación brutal de la aniquilación de la indulgencia que salvará de su prisión la mente abierta.
Safe Creative #1012268138561

Oropéndolas de vértices oblongos

Oropéndolas de vértices oblongos ensimismando inculpaciones articuladas de pretiles profundos de miradas virginales, inopinadas, reclinatorias perpetrando curvaturas de rígidos, coloreados de locura ornitorrincos azulados de cansinos correveidiles encabritados asteriscos incrustando, reverdeciendo en torbellinos que se bifurcan o se escurren o se encuentran en las libranzas custodiando damiselas acorazadas de muselinas y ostras con sus perlas.
*
Y en los intrépidos, acompasados tabernáculos de amorfas privaciones de escalpelos arrinconando en caústicas primicias de inteligentes anaranjados caramillos acicalando, aleteando innumerables móviles ocultos o esperanzados, indubitables asertos de areniscos trópicos trastabillando anónimos ribazos de colofón, destino atemperado de humanidad enorme y exculpada.
*
O en armazón hirsuto de cornejas azucaradas de pálido estertor amplificado en mórbidas, melifluas calamidades que emponzoñan o contagian o apalancan en bandejas de musgo añil clavado en la indolencia de días sin luz hipando a la deriva dorada de inspiración dolosa de permisos, exangües, en su arcano estupor, de arrepentidas piltrafas de armonías.
*
Para, al final, enarbolados de cariacontecida bisoñez morosa, trepidante de fatuidad incorregibles de inmolaciones en piras bautismales enrarecidas de humores indolentes acompasando bravuras o desnudos encantos de descarnado encogimiento derretido, colonizar de anémicos platinos escapándose de la alta voz, clara pero hacendosa, de inhalación o hilaridad o recia sorna.

 

Safe Creative #1012268138561

viernes, 22 de octubre de 2010

Estragos que inspiran ínclitas

Estragos que instigan ínclitas inspiraciones insípidas de inconstancia y de la impávida intención  inconsistente de  inválidas inmanencias invitando a convertirse, en su insoportable inercia, en conveniencia casuística o en casualidad congénita a la inviolable elocuencia de la invicta omnipresencia de  viabilidad extrínseca  a convergencias mortíferas destructivas e informáticas deformadas de perfiles enmarcando las famélicas sugestiones de cautelas inmolando en su estancado sedimento de inclemencia al inesperado halo que orlará su permanencia en el mundo de las ninfas, las musas y otras promesas; incurrirán, inconscientes, en insufrible inanía o imperdonable torpeza.
Safe Creative #1012268138561

jueves, 21 de octubre de 2010

Atolondradas alondras

Atolondradas alondras de alas del color del hierro taladran en sus volares voluntades de requiebros que pronuncian precursores de redondillas y raudos ribetes de rododendros arramillados en rápidos rimbombantes esperpénticos arrellanados romances de  rumoroso argumento de retinas que retienen en su reflejo de rótulos rutilantes de reveses los recónditos rubores de resabiada rareza de rubicundos roedores.
Y reverdecen los raudos enraizados retrocesos de restallantes retruécanos de rumbos arremetiendo contra los rígidos recios recubrimientos de errática restauración de arquetípicos repetidos reputados arrumbados rudimentos que derrochan infracciones de fragores de aromáticos primores tan harapientos de atrocidades feroces rasgando el arrobamiento.
Pero recuerdan fugaces los frágiles alfeñiques que no retumba en el trémulo arrumaco del las fuentes el ferruginoso apócrifo derramamiento de alérgicos estornudos de filántropos fervorosos afincados en los contornos del álgido helador ribazo angosto de los arroyuelos lúdicos que regalan con su arresto remilgos para doncellas y apresto a los caballeros.
Y reconocen horrores los afamados rencores de estentóreos arbotantes de las torres de imbricadas trenzadas interacciones de raciocinio de ralas de entrometidas e informes arremangadas raleas de hieráticas presiones que no reprueban ni arrogan infracciones de funestos petroglifos afinando sus errores a la sombra de permutas repicando en los ruedos de sus goznes.

Safe Creative #1012268138561

Palabras de amor diciendo

Palabras de amor diciendo me desdeñaste y te quise y lamentando traiciones y doliéndose de ausencias y reclamando perdones y protestando ternuras y pretextando indolencias negligencias y otros sones que resuenan machacones pronunciados por frustrados amadores de ilusiones que no cristalizan nunca en realidades ni en nombres de gentes de carne y hueso y de sangre en surtidores de venas por las que corra otro aliento ni otro asombro que el que causa la escondida sensación de no haber nunca experimentado apenas otra pena que la huidiza del favor con que se obstina la persecución ansiosa de dar al dolor huida.
Safe Creative #1012268138561

miércoles, 20 de octubre de 2010

¿Es verdad la verdad?

   


Apartando cortinas que tamizan nostalgias con hilachas de rayos desgajados de un tiempo en que se aovillan yertos los olvidos del pacto  traicionado entre un antes y un después que se enfrentan a protestas de un día prometiendo que  siempre tu amistad iba a ser mía, te vigilo, mi amiga.


Te vigilo, en mis sueños, cuando sé al despertarme que he soñado contigo; te vigilo en mis gestos cuando al mover mis manos reconozco en mis dedos cómo están coreando gestos de ti aprendidos; te vigilo en palabras que alguna vez has dicho y que a pesar del tiempo es tu voz la que escucho cuando yo las repito.


Te vigilo  velando por tus sueños  perdidos  sobre estratos de escuálidos cortejos de resquicios de excelencias doblando  su cerviz dolorida  vencida por el peso de necias contumacias que obnubilan tu vista.


Te vigilo en tus sueños, cuando sueño contigo;  y los miro ateridos, y se ocultan informes en un rincón perdido no lo bastante inhóspito ni lo nada querido por intentos de erráticos andares a derivas de evocaciones locas que a solas se musitan haber encomendado guardar a buen recaudo omisiones de tantos ayeres condenados al hedor penetrante de la tonta ignorancia que se engolfa en su furia de enconada estulticia.


Te vigilo y te guardo, en mi memoria, amiga;  y le sigo la pista  en mis sueños amiga  a los pasos que llevan más allá de la vida donde mueren errores y tendrá fin la rígida cerrazón que rechaza, con tu muda acogida, amistad que fue enseña de qué vale en la vida no negar qué fue cierto y no apenas  un trato que se rompe y se olvida.

martes, 19 de octubre de 2010

Eco lejano de tempestad aproximándose

Eco lejano de tempestad aproximándose, alerta,  despacio y en la sombra que le presta en su blandura la efervescente quietud del astronómico ingente desgarrado tropo agónico de rugir y de bramidos angustiosos de gargantas que cortan al unísono cuchillos de pasiones inflamadas de destierros de sílabas que escapan, inconexas, sin tono ni cadencia ni descanso, de ansioso deplorable y denostado atenazar incompresible, incomprendido, inmaculado de negro azar o de jamás honrado o presentido placer que se hallará  en el  no ansiar el algo, que arrollando,  deplorará  qué quiso la memoria conservar en algún hito de su ocaso.
Safe Creative #1012268138561

lunes, 18 de octubre de 2010

Labios susurrando cuentos

Labios susurrando cuentos o entonando  silvas y arias de princesas encantadas y de príncipes azules y de brujas y de hadas y de duendes saltarines y de enanitos en bosques y de bosques con sus brumas y de mares con sus blancas olas que mueven espumas y espumas de nubes altas y altas torres con almenas y almenas que guardan pálidas damiselas que recuerdan a aquel que quiera pensarlas que en el mundo en que vivimos tan razonable y tan práctico ya no hay lugar para duendes ni encantamientos ni hadas y los príncipes no existen y tampoco quedan damas que esperen de sus amantes que vayan a despertarlas con cánticos ni motetes ni redondillas ni gaitas porque las mozas ya saben que dejaron de ser damas cuando dejaron que ellos dejaran de venerarlas; hoy ya permanecen mudos, hoy ya no cuentan ni cantan, ni susurran ni relatan historias de torpes lances  de muchachas hechizadas por los requiebros de zánganos que sólo quieren folgárselas.
Safe Creative #1012268138561

domingo, 17 de octubre de 2010

En qué rincón de qué enraizada flama

¿En qué rincón de qué enraizada flama, en qué esforzado intento por desterrar el hambre, el ansia de venganza; en qué latitud hacia la que dirigir el ardor en que se engolfa y empecina el pensamiento encabritado por el impulso que lo embota, hace romos sus filos y lo priva de la afición  con que se entregaría a la observancia tenida en calma y cuenta de que no rinde beneficio a su prudencia el fuego del fragor a que se entrega, enterrará las armas la virtud del profano en la esforzada lid de la templanza amedrentada, temerosa del atronador agitar con que la espantan antes de batirse en retirada?
Safe Creative #1012268138561

Marquito v

Palpitar de latidos de otras vidas

Palpitar de latidos de otras vidas que alentarán alguna vez en otras gentes recorriendo  los caminos transitados por retazos de pasados que no fueron futuros desenlaces inconclusos de pasos que se dieron no sin miedo ni con ardor de hallar punto de encuentro, de conjunción de vida y pensamiento, de compulsión desterrando invenciones de mundos habitados por extraños reflejos de ellos mismos; sacudirá el pavoroso sopor de tanto insomnio como negó al saber que habrá otros tiempos en otros lugares y otros días en que el vivir no será pesadilla.
Safe Creative #1012268138561

Mandala (66)

sábado, 16 de octubre de 2010

Impulsos

Entre los muchos impulsos que empujan al alma humana a buscar en sus arranques  pulsiones que la encaminen a satisfacer placeres ya del cuerpo ya del ánimo ya del sentido que rige la estética de los gestos, de los actos, de las corrientes ocultas que bajo la piel se mueven, cabe mencionarse acaso los intentos bienhadados por no incurrir en equívocos, confundidos intereses que engañen a los preclaros  verdaderos pareceres de perecederos síntomas enfermizos de quereres que sin querer se embarrancan y se traban y al fin mueren entre la densa hojarasca que en su arrastrar los envuelve en marañas de aflicciones y en malezas de malquistas ambiciosas desbocadas mortíferas  torpes redes.
Safe Creative #1012268138561
Mandala (78)

Si esperas que descienda hasta tus dedos

Si esperas que descienda hasta tus dedos el rayo que ilumine en lo recóndito del cálido atesorar desencantado, intrascendente, estilográfico, circunvolútico expresar puesto en razones ya sólidas ya regias de  andares a derivas de vocablos analgésicos de ensueños engañosos de qué intrépidos inconformistas desafueros disfrazados de revelación de grande enigma añoso y ampuloso vuelo; las trémulas visiones de mistéricas inexplicadas tentaciones de hollar, hendir, cortar, romper amarras que trabándose al sentir agostan los alientos del saber, exhalarán su suspiro postrero.
Safe Creative #1012268138561

viernes, 15 de octubre de 2010

La mecedora



Era un hombre con una sombra caediza, ciega, vehemente y errabunda porque en su interior moraba una mecedora vacía que se negaba a ni tan sólo dirigirle la palabra más allá de muy, muy ocasionalmente y siempre bajo condiciones muy especiales, con disimulo y como queriendo dar a entender no haber reparado en su presencia, alguna pelotita de papel como jugando que, procuraba, pasara cerca, lo más cerca posible de su hombro o de la punta de su nariz, pero sin causarle un daño que, lo sabía, habría resultado irreparable porque ― se preguntaba con cierta frecuencia ― ¿quién podría reparar un daño semejante?

Alguna vez, mientras el sol caía, se planteó detenerse a pensar, cavilar, tallar, pulir,  la posibilidad de  formular a sus vecinos la pregunta de si conocían o tenían aunque fuese muy remota e incluso casi inaccesible noticia que fuese posible ir a buscar aunque hubiera que montar en globo de no importaba qué artesano que accediese a, cediendo a ruegos y aun si se hiciera  necesario a sobornos, provisto de sus conocimientos y de su  caja  de herramientas venirse hasta su desasosiego y desasirlo, quitarle los anclajes con delicadeza y liberarlo para ― separado de ataduras ni de vínculos que pudieran con la manipulación afectar a otros duelos  ― aplicarle los remedios pertinentes y volver a colocarlo allá donde debía doler con nuevo y remozado brío o, caso de que no resultase viable andar derrochando tanta contemplación y tanto mimo, arrancarlo, de cuajo y sin más, y asunto terminado.

Pero ninguna de las promiscuas, desvergonzadas veces que se le quisieron mostrar como la más deseable y seductora de toda una larguísima hilera de ocasiones que desfilo ante su mirada brindándole la oportunidad de detenerse resultó de su agrado ni excitó su deseo de utilizarla para labor tan esmerada como lo había de ser, sin duda, la elaboración de un planteamiento tan fino y tan preciso como tenía que serlo la cavilación, talla y pulido  de una posibilidad que se adecuara a la formulación de una pregunta tan susceptible de ser mal comprendida y, por tanto, inadecuada o erróneamente respondida.

Había, por tanto, que pensar en otra cosa o urdir otro plan menos viable o no tan susceptible de ser llevado a cabo y rematado, finiquitado, aniquilado y consumido y arrasado y arruinado por la presencia de ― dudo en su tribular  si sería oportuno el conceder a su aflicción  un toque de poesía, pero cedió ― quién podría saber qué ignota inesperada presencia de nubecilla aviesa que, inoportuna y henchida de arrogancia  si no y puestos a las malas de algo mucho peor, embargaría todo su tan mutable, huidizo y vulnerable ser de redoblada aprensión.

Así que, de detenerse, nada. Nada de propia iniciativa o a simple voluntad a menos que;  pero los dioses no parecían predispuestos a ofrecer su perfil más amable o, viérase ― a quien quisiera mirarlos ― los rosales con toda su cohorte de espinas aguardando, taimadas, amenazantes recostados contra el muro de poniente agazapado a sus espaldas.

Y, en cuanto a los vecinos… “¿qué vecinos?” ― rezongó, en tono desabrido cargado de recriminación con comentarios añadidos de la índole de “sabes de sobra que siempre fuiste un viejo solitario e intratable y…” Pero mejor dejar eso y aplicarse a seguir con lo suyo; sus pesquisas para encontrar antes de que fuera demasiado tarde una solución, vía de escape, algo.

Hizo otra pelotilla de papel e iba a lanzarla, con intención esta vez de dar en el blanco, pero…

Convenía no precipitarse, conservar la serenidad mientras hubiese tiempo y, luego, si todo fallaba, ya vería…

“Porque, vamos a ver ― se preguntó ―, ¿qué ganas tú con despertar al monstruo?”

Y se explicó con muy buenas razones y un derroche de argumentos bien sentados que si el mostruo despertaba, con la que estaba cayendo a aquellas horas de aquella tarde de aquel hermoso y tan radiante día,  “tú ― para sí ― no vivirás para contarlo” porque, como era de esperar, se marcharía a otro lugar más o por lo menos no tan…

“Claro que «mañana será otro día», dijo Escarlata O´Hara”, meditó.

Se sopló los pelos del flequillo pegados al sudor de la frente y siguió con sus cábalas considerando, ahora, qué sucedería si el monstruo no despertaba.

Si el monstruo no despertaba ― recordó los rosales ― la amenaza se haría más cercana, más inminente a medida que la tarde avanzaba “y tú no tienes gana, ¿verdad?, de ver tu integridad torcida, ladeada, espachurrada contra el muro recalentado y surcada de los arañazos en que se prodigarán inclementes las malvadas espinas”.

Y no, no tenía gana.

Y porque no tenía gana se animó a tomar la iniciativa. Y apretó la pelota de papel entre sus dedos y entornó sus ojillos sin vista; y apuntó a su objetivo y la lanzó, por fin, y dio en el blanco.

“¡Maldita mala sombra!” protesto al despertar sobresaltado  el hombre.

Y el monstruo se frotó con el dorso de su mano la nariz.

Safe Creative #1012308164765

jueves, 14 de octubre de 2010

Trasuntos de esperpentos aflorando

Trasuntos de esperpentos aflorando con ínfulas de arrobos encendidos del llamear purulento de holocaustos de encuentros que se desorientaran si hubiesen de encaminarse tras los pasos de posos de infundados minifundios desiertos de escarnios ni de invictas manadas de inclemencias aturdidas de placeres o infames rarezas que erradican el patetismo hipnóticos  de improntas talladas a punta de alfileres prendidos por sorpresa y sin espanto de prendas desterradas del almario del encanto escueto saturado del no más perjurar que ya ha borrado del recuerdo del musgo y de los limos el para qué de un insensato llanto derretido en mejillas surcadas como mares por estelas sembradas de rocío; desmienten, con su agravio, el mal vencido.
Safe Creative #1012268138561

Onerosas amorosas glamurosas

Onerosas amorosas glamurosas insidiosas historias de desamores y de humores que se engolfan en golfantes engañifas que desmañadas se ensañan en domeñar la añoranza de los halagüeños años que tiñeron con sus sueños el tañer de desengaños y niñerías y ñoñeces añejas de ensoñaciones acuñan junto a la entraña de su extrañeza de antaño el otoñal clamoroso desenvolver de su añeja envoltura de bruñidas enseñas de señoríos riñendo por sus roñosas milongas de saña y cuentos preñados  de añosas coñas.
Safe Creative #1012268138561

Dicen

Dicen los que conservaron memoria para narrarlo que fueron tiempos de azules estelas sobre los campos de siembras de malas artes y no mejores acasos encendidos en las sienes de plata de las angostas inteligencias mermadas que acuñaron en sus torvas concepciones lujuriosas de míseras turbas sordas a qué clamaban los sabios, a qué rogaban las prontas oraciones de los pocos que conservaron la calma que tiñó  de verde o rosa o de azul o de amarillo las malhadadas escorias de regias funestas pompas preceptos de pleitesía de sumisión y deshonra a los pies de los caballos de las hordas de la historia.
Safe Creative #1012268138561

miércoles, 13 de octubre de 2010

Jocosos coralinos rumbos

Rumbos perdidos de pisadas que no huyeron de las huellas que las perseguían encontraron en la vuelta de un camino los rastros que dejaron los suspiros de hendiduras arrojadas desde arriba por los sueños soñados por los ciegos desnudos de colores y de líneas y vestidos tan sólo del acorde arrítmico destemplado discordante del chirriar indiferente de los goznes de los portones que abren su destino al errabundo caminante atento a nada más fijar su olvido en el timón sin meta y sin castigo.
*
Coralinos retruécanos de asfálticos simbióticos intrépidos erráticos apócrifos exultos de modélicos mitómanos andares a derivas de pasiones ocultas o despóticas o inhóspitas famélicas presuntas presunciones de esclarecidas inocencias, arroban y erradican y arrebolan mejillas de pudendas confusiones absortas en buscarle las cosquillas a las mórbidas redundantes rubicundas insolentes aseveraciones imbuidas de la rotunda redondez que abunda  en soberbia vacuidad supina.
*
Jocosos escaramujos tocados con violines narcotizan,  voceando brazos desgranados de zozobra de bajeles a derivas, al nonagésimo arrasar erotizante de carámbanos daltónicos que intentan alicaídos sobreseer, en su impericia,  el menesteroso errar del coladero de un egocentrismo anonadado y letal que deviene, en su estulticia, en atardecer de la llorona ralladura dolorosa del monótono zarpar de limoneros que debe, en su bregar, adormecer a los zumbidos narigudos que adoquinan el enorme zaherir calamitoso soberano de dádivas y orquídeas.

Safe Creative #1012268138561

lunes, 11 de octubre de 2010

Cárceles turbamulta inmolaciones

Cárceles subterráneas de profundas naderías oscureciendo el fondo tan lejano tan de vida obviada en el serpentear del laberinto de todo un no parar no detenerse no hacer oído ni prestar cordura a de qué está advirtiendo desde arriba, desde la boca abierta del aljibe, el silencio que no supieron desdichadas las Piérides guardar en su inanía.
*
 Turbamulta  de multiformes móviles moviendo, por entre el ondular de las mutantes metonimias de anémicas anónimas nociones de eunucos y de Euménides ninfómanas notando ignotas naderías nacaradas y nítidas, nordésticas anubladas inenarrables insipiencias renuentes a la amable quietud de la noctambulía.
*
Inmolaciones en aras de progresos erigidas en los centros neurálgicos que histéricos, históricos heridos por tantas agresiones infligidas en suave lento imperceptible insulto mudo que pronuncia sin labios la nada más manera de decirte sin palabras que nada vale nada es ni nada alcanza lo que no dé beneficio a las arcas y bolsillos de quien manda, indultan con benévola indolente bonhomía la constante erradicación voraz feroz de un algo de inquietud que movería a resistir la afrenta sin esgrimir la ira.

Safe Creative #1012268138561

viernes, 8 de octubre de 2010

A modo de gacetilla - Evento primero

Tal y como se informó a ciudadanos y demás  congéneres en edicto  tomado ― al dictado recuérdese, aunque sea en memoria tan sólo imprecisa o marginal , puntual y sin faltas de ortografía ni de rigor histórico gracias a la muy encomiable competencia de nuestras esforzadas mecanógrafas que verán  por ello y como merecido incentivo acrecentados sus haberes y otros emolumentos adyacentes ― y, como las ordenanzas de esta Administración requieren,  firmado el pasado 25 de junio  pero con efecto cabe señalar del inmediato próximo anterior 24 del mismo y a la sazón  jueves que ― por ser el día más corto del año por aquello del solsticio y esas cosas, vino a esta Administración un poco escaso para atender en uno sólo tantas órdenes del mismo (ha de entenderse día, no solsticio) como se amontonaban en secretaría y por culpa de un tropiezo desdichado bien entre la línea y el servidor o viceversa o casi mejor al contrario pero, es el caso, que se cayeron uno o una los dos de bruces y no hubo manera de levantarlos en toda la primavera que mediase entre el último lunes de invierno y aquel, de tan infausta noticia, viernes primero de verano ― hubo esta Administración de prolongar hasta bien avanzada la madrugada y, por ello, no se pudo ni firmar ni rubricar ni estampar de los sellos pertinentes hasta pasadas las seis de la mañana del día siguiente.
Pero se informó, que es en el fondo y en la forma a lo que esta Administración se remite.
Y porque se informo y en cumplimiento de su palabra esta Administración desea ― tal y ni un ápice menos de como deseó y sigue deseando tanto como ya se dijo el ver colmadas las expectativas de los conciudadanos y demás congéneres más arriba indicados y, si fuese necesario por derecho de acogida o de reagrupamiento, de los arrendatarios, acreedores, deudores, cuidadores, cónyuges y demás engorros o inconvenientes de que los susodichos se vieran aquejados acuerda, en sesión a puerta cerrada para estorbar el paso a la maledicencia que diría que dónde, a jueves y 8 por más datos de octubre como estamos, han andado perdidas determinadas conclusiones a las que no llegamos (que esta Administración no quiere, en modo alguno, tirarse el pisto ni marcarse faroles) sino que nos vinieron ha ya seis días con sus correspondientes noches ― hacer llegar sin más demora a aquellos que hubieren de sufrir el tedio de estas largas veladas del otoño que nos atenaza en sus garras un resquicio de holganza, pasa a, sin firmar ni rubricar ni estampar de sellos porque tratase lo que a continuación se divulga no de ordenanza sino de puro chismorreo,  hacer partir correos que de a pie, a caballo, a lomos de jumento o embuchados, porfíen por acercar a todos los rincones no ya de la urbe sino del todo orbe, este primer evento de nuestra titulada A modo de gacetilla en la que se da, para ir abriendo boca, la noticia de las andanzas y vicisitudes acaecidas a unas determinadas conclusiones en los términos que a continuación se relatan:
                                                                                Véase Sesión extraordinaria
Safe Creative #1012278141773

Asténicos arrestos de arrojos por hurtarse

Arrestos asténicos de arrojos que al hurtarse, abolido el ciego honor que despertara atónito al horrorizado de sí mismo atronar calmoso, indefinido, de deficientes incólumes ardores que desasidos de esclavizantes redondeces alzan las mórbidas míticas blancuras de tantos erráticos placeres derramando el rogar impúdico, insípido, impaciente, exonerado de glorias que acrecienten el inmolar en llamas que laceren el acuciante  acoso intravenoso de ateridos anónimos esbozos de, en alguna parte, algunas veces, reconocer a lo lejos las pisadas que sin horadar círculos mágicos impriman un algo de imprecación en la mirada despliegan, al ondear de su destierro vergonzoso, todo el sangrar de la herida en su centro dichosa paz  ajada por el dolo.

Safe Creative #1012268138561

jueves, 7 de octubre de 2010

Cuentas que no cuadran de rosarios

Cuentas que no cuadran de rosarios engarzadas y notas discordantes de bemoles garabateadas, a toda prisa, en letras del tesoro mal trazadas, ilegibles, arruinadas en cofres enterrados en tierras de lejanos parajes presurosos donde habitan recuerdos ampulosos de riquezas que perdieron el brillo macilento en su huida tras el metal precioso, rutilante, deseado por quienes no teniendo más decoro vendieron alma y vida a los rescoldos, fríos, inhóspitos insanos de cloacas hediondas  de venenos, dulces, envolventes que mitigan el olor soporífero del éter, azulado, que se embebe en las sienes, los sesos, las narices, y tapona la entrada de aire fresco que renueve el batir en retirada de la envidia, el desamor y la codicia reverberando en las centelleantes piedras de las mitras.
Safe Creative #1012268138561

miércoles, 6 de octubre de 2010

Quebrantos y duelos a florete


Quebrantos y duelos a florete a sangre última, primera de las sangres derramadas al filo del alba negro, sin estrías, que griten en su vientre que algún parto dio a luz amaneceres de aguas frías halando, a la distancia, para siempre, oscurantismos, estupidez, hogueras, fanatismo, crujir de vientos sepultados entre mármoles que lánguidos, exangües, desmedrados constructores  elevaron en flamantes  ruinas imponentes, sin pecado, ni tropiezo, ni mancilla, moradas de cantos elogiosos, encomiásticos, de tanta tan abyecta pleitesía, rendida, postrada, sometida a la fútil exaltación de la impudicia.

Safe Creative #1012268138561

Claustrofóbicos, recurrentes subterfugios

Claustrofóbicos, recurrentes subterfugios soterrando intramundos encriptados en el infravalorar irrefutado de irredentos, enraizados rudimentos de herramientas histriónicas, hieráticas, herméticas que desregulan, desentumecen o descarnan la irradiación  inestimada de las arreboladas,  arrebatadas almas inmoladas, inmersas en la inmensidad de los arriates que los irreductibles desterrados, iracundos, describen por cercarlas despechados.
Safe Creative #1012268138561

domingo, 3 de octubre de 2010

A ti, mi inspiración, cuando me evitas

Me miras para esquivarme acto seguido al amparo de la vanidad en que te creces, engreída, soberbia, frívola, furtiva, ensimismada en la enormidad con que prodigas tu cerrar el grifo a la fuente de tus dones;  y tus desplantes, tu arrancar despiadada las raíces que creyeran haberse echado, confiadas,  en los yermos de mi mente desvalida  que sufre,  y se lamenta y se retuerce  y se aglutina en torpes cogitaciones sin fortuna que, rumbo a ninguna parte, ni a puerto alguno, a la deriva, se demoran y derraman sin pericia por entre el pulular sin  orden, ni concierto,  ni destino de huidizas formulaciones que cuando dan, si es que dan algo, es risa.
Safe Creative #1012268138561
Marquito z1

Aracne

Aracne, desdichada, urdiendo milamores que incurrentes en délficas inmolaciones de sincrónicos edáficos laberínticos sinécdoques  exhalando alheñares  impertérritos para escrofulosas o antitéticas Euménides daltónicas impúdicos  destejen, se desmiembran,  descuartizan  el agónico fragor del debatir la impavidez frente a la ira, palidece inerme, inoperante, acurrucada, aovillada en la prisión de la desidia,  del para qué de su febril, tenaz y laboriosa fracasada finta.
Safe Creative #1012268138561

sábado, 2 de octubre de 2010

Sesión extraordinaria

Habiendo tenido esta Administración noticia de que andaba errático, ambulante por los aledaños de esta villa y corte un número no con precisión determinado pero sí bastante nutrido – aunque mal y sediento y con los pies en carne viva –de conclusiones peregrinas que contra todo pronóstico y principio más elemental de la caridad cristiana no encontraron con anterioridad respuesta al auxilio que rogaron en las villas, pedanías y villorrios que conforman nuestros contornos se acordó, por dar ejemplo a aquellas y remedio a los males de éstas, prestarles socorro habilitando, como solución transitoria o de emergencia y ante el hecho de que al ser sábado quedarían durante el fin de semana vacías, las cocheras de nuestras instalaciones y que, en ellas, pudieran reparar sus muy mermadas fuerzas.
Altas horas de la madrugada que estaban siendo cuando llegaron y exhaustas como se hallaban ellas, se limitaron a dar las gracias y, tras tomar un bocado, acurrucarse para entrar casi de inmediato en un profundo sueño mas, cuando a primera hora de la mañana de hoy se han despertado perfectamente frescas y espabiladas, antes incluso de tomar el desayuno que se les ofreciera,  han declarado que habida cuenta de que el destino que antes o después espera a cualquier conclusión es el de ser llevada a sus últimas consecuencias, ellas, no deseando continuar siendo ciudadanas de ninguna parte, solicitaban el ser conducidas sin demora ni tardanza ante las que les correspondiese.
Considerando esta Administración la conveniencia de comenzar la próxima semana al hilo de los acontecimientos y no arrastrando temas irresolutos o pendientes se activó un gabinete de crisis a toda prisa que aun de forma un tanto precipitada estimó que:
Porque no eran unas conclusiones que pudiesen despertar recelos por en exceso aventuradas o levantar ampollas por en extremo expeditivas o locuaces  o derribar prejuicios o manías u ofuscaciones que llevaran instaladas en la región el tiempo suficiente para alegando enraizamiento estar en condiciones de acogerse al derecho de agrupamiento familiar, porque no eran unas conclusiones ambiciosas aunque sí un poquito soberbias pero ya se sabe que a los petulantes se les suele marchar la fuerza por la boca, porque no eran unas conclusiones  de las que cupiera  así de entrada o bote pronto ― dependiendo de si la disyuntiva se estaba pronunciando en términos coloquiales o académicos (pero entendiendo, porque esta Administración no es tonta, que a la vista de lo muy avanzada que andaba ya la mañana medio festiva cualquiera comprenderá que los tales términos estaban siendo por culpa de las prisas los primeros) ― el sospechar que perteneciesen al grupo peleón de las que siembran vientos con la aviesa intención de recoger tempestades, porque no eran unas conclusiones que hubiesen dado positivo en la prueba de alcoholemia ni indicios de ser precipitadas y sí y muy por el contrario proclives más bien a la pachorra,  porque no eran unas conclusiones taxativas y sí por contra afables y comunicativas y abiertas al diálogo que se solía mantener entre los conversadores más dispares por sí sólo y por sus propios medios sin necesidad de recurrir a lugares comunes y tampoco de behetría corriendo el riesgo innecesario de que se le denegase el señorío por algo tan enojoso como no pertenecer a tal o cual linaje ― y es que hay diálogos, reconozcámoslo, bastante ramplones ―, por ser unas conclusiones aseadas que se duchaban y peinaban y se cambiaban de ropa cada día sin dejar todo tirado o en desorden y las camas sin hacer y el baño hecho un desastre y los cacharros del desayudo amontonados sin fregar en la pila, porque sí eran unas conclusiones bien dispuestas tanto en rileras alineadas con precisión digna de encomio y portentosamente rectas como  a enseñar matemáticas o geografía a los niños y hasta alguna que otra lengua viva, porque sí eran unas conclusiones nada melindrosas o difíciles de esas con las que cada mañana es un suplicio porque no se sabe qué preparar de comida y esto no me agrada y esto no me gusta, porque no eran unas conclusiones complicadas ni atravesadas ni retorcidas sino razonablemente llanas a las que se podía dar el mismo trato que si fuesen de la familia o de casa, porque no eran unas conclusiones descocadas de esas que van guiñando el ojo a novios ajenos y a maridos y dejando así como a lo tonto que se les escurra el tirante del vestido para dejar el hombro al descubierto; por todo esto, decimos, y con la circunstancia añadida de que desde hacía ya tres veranos el turismo había venido decayendo no de forma alarmante pero sí progresiva y ateniéndose sin mayor arbitrio unas veces a la geometría y otras a la aritmética generando un auténtico babel de desconciertos se acordó, en el antedicho gabinete activado con carácter de urgencia del consistorio y con el fin de dar un poco de vidilla al pueblo, organizar una comitiva de embajadores con presentes y bonísimos argumentos ante las mencionadas últimas consecuencias pertinentes para que les hicieran ver y comprender la conveniencia de, cuando fueran llevadas ante ellas, recibir a las visitantes no ya sin una mala cara sino con, literalmente, los brazos abiertos.
Lo que se firmó, rubricó y editó al filo del medio día pero por razones que no vienen al caso no se divulgó hasta la presente hora que, minuto arriba minuto abajo y sin mayor quebranto que lo que se tardase en pulsar aquí o allá y publicar entrada, ronda las 8 horas 20 minutos de la tarde.
Safe Creative #1012278141773

Archivo del blog