sábado, 25 de diciembre de 2010

Que se hace o dice fuera del orden o común modo de obrar.

Astutos, dentados festones jalonando los bordes del cielo gris posándose sobre el horizonte  que ofrece en la distancia el cruzar la calzada de un gato.
Pérfidos, desordenados los acordes de reencuentros esquivándose en sinfonía de desazón carente, en su acritud, de una pizca conveniente de pimienta.
Tenaces, edulcoradas de rosa  las mortajas de los hacedores de recuerdos prestados a los que les mostraron, en la noche, el brillo afilado de sus navajas.
Prematuros, acartonados en sus devaneos los acantilados derramándose sobre las nubes de silencios envueltos en papel de celofán con lazo.
Raudos, parpadeantes olores a tomillos de hojuelas todas finas recubiertas de mieles de las glorias que cantasen las gargantas de los parias.
Tímidos, enjaezados de sus mejores salvas a cañonazos susurrando secretos los luceros en oídos, a lo lejos, rumores algo inciertos de un palpitar de sienes sin pensarlo.
Intrépidos, arrojados desde lo más profundo del vacío a lo más alto del espanto los destellos helados de las llamas que se hacen las sordas y no bailan.
Tardíos, como en sordina o al amparo de la generosidad  y el bien hacer de los gestos grandilocuentes de los ricos los remolinos de añil de los perjuros.

Contados, indecisos o en falso con su verdad a cuestas los pasos que separan las certezas de las dudas que les tiran irreverentes de las faldas.
Safe Creative #1012268138554

domingo, 12 de diciembre de 2010

Sumas de ignorancias arrojando

Sumas de ignorancias arrojando sus signos  sobrantes de osadías sobre restos de sapiencias aprendidas a golpe de añadir a la memoria múltiples productos resultados de sumas, profundas, infinitas razones enraizadas en arraigos erróneos a rarezas que rezan — rozando apenas con sus voces (y al ras de la conciencia acorazada, acorralada en la soledad de su apagada cómplice exigüidad con sus pasadas primarias apreciaciones de qué fueron las viejas casi ya a estas alturas olvidadas primigenias creencias) quebradas y sin rima — los requiebros piadosos pero falsos con que las obsequiara el no ya más roer los rancios huesos descarnados de yermas, desgarbadas andaduras por sendas erizadas de iracundias y de infelicidad y de la ingrata aberración de aborrecibles arrebatos arrollando el recto hacer y acertado sentir del que no esquiva el espacio de luz que tanto irrita en su negror a las Erinias; se funden, en abrazo mortal y ancha armonía para, una vez licuadas, irse diluyendo hasta extinguirse en el arrullo de la Verdad concisa.
Safe Creative #1012268138561

viernes, 3 de diciembre de 2010

Frondas que ocultan bosques

Frondas que ocultan bosques en los que habitan elfos de la felicidad y de las risas encierran, entre el follaje espeso de la oscura, lóbrega amenaza del no hallazgo, sombras de desencuentros que se arrullan, arropan, solapan, amotinan, cómplices en su sórdida exaltación de la carne promiscua trasluciendo, en su verdor soberbio, la humilde claridad que se refleja en los fondos de los lagos de los ojos del que mira, más allá de las formas tan informes de los rasgos que rasgan las verdades de quien ha de vivirlas, la puridad desnuda de la pureza augusta que, altiva y no soberbia, serena y no pasiva, contempla el infortunio del que mira en la sombra de su propia ignorancia el daño del que sufre en el placer la herida.
Safe Creative #1012268138561
Mandala (53)

Archivo del blog