sábado, 25 de diciembre de 2010

Que se hace o dice fuera del orden o común modo de obrar.

Astutos, dentados festones jalonando los bordes del cielo gris posándose sobre el horizonte  que ofrece en la distancia el cruzar la calzada de un gato.
Pérfidos, desordenados los acordes de reencuentros esquivándose en sinfonía de desazón carente, en su acritud, de una pizca conveniente de pimienta.
Tenaces, edulcoradas de rosa  las mortajas de los hacedores de recuerdos prestados a los que les mostraron, en la noche, el brillo afilado de sus navajas.
Prematuros, acartonados en sus devaneos los acantilados derramándose sobre las nubes de silencios envueltos en papel de celofán con lazo.
Raudos, parpadeantes olores a tomillos de hojuelas todas finas recubiertas de mieles de las glorias que cantasen las gargantas de los parias.
Tímidos, enjaezados de sus mejores salvas a cañonazos susurrando secretos los luceros en oídos, a lo lejos, rumores algo inciertos de un palpitar de sienes sin pensarlo.
Intrépidos, arrojados desde lo más profundo del vacío a lo más alto del espanto los destellos helados de las llamas que se hacen las sordas y no bailan.
Tardíos, como en sordina o al amparo de la generosidad  y el bien hacer de los gestos grandilocuentes de los ricos los remolinos de añil de los perjuros.

Contados, indecisos o en falso con su verdad a cuestas los pasos que separan las certezas de las dudas que les tiran irreverentes de las faldas.
Safe Creative #1012268138554

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Diga lo que quiera, sin miedo. Tenga, eso sí, en cuenta que se va a enterar todo el planeta y quién sabe si no todo el sistema solar y hasta puede que alguna que otra galaxia.

Archivo del blog