lunes, 15 de octubre de 2012

15/10/2012/17:17

4

¿Pero no te dije el sábado que ahí estaba bien?
Y hoy me sales con que si en el  de los de plata ¿Quién utiliza a diario cubiertos de plata?
Menos mal que ante la duda y mientras preguntabas la has dejado apoyada en la drácena; pero si no llega a ser porque hoy tocaba regarla no me hubiese enterado.
No. Gracias pero no es necesario que andes incordiando y moviendo todas tus influencias para algo que si nos ponemos en razón es sólo un capricho. Ya sabes que le dan ventoleras y en cuatro o cinco días se le pasará. Justo los que calculo que durará el azúcar. Luego ya te diré; porque de comprarla no creo que me acuerde.
Apareció, sí, entre los zapatos.
Nunca me cansaré de repetirte que hay que tener cuidado con esa puerta.
No tengo una idea muy clara. Pero me gustaría que no fuese azul. Aunque dependerá de junto a qué se coloque, claro.
No apagues, por favor, el ordenador. Tengo una película cargándose.
Lo intentaré pero no tengo seguridad de poder volver antes de esa hora. Siéntate si tardo un rato en la escalera.
Olvida, me acabo de dar cuenta, lo del ordenador.

Archivo del blog