miércoles, 19 de marzo de 2014

19/3/14 01:50

Perdió el interés. No que dejara de ser interesante, claro, pero para otros. "Para mí", dice, lo perdió porque entre unos y otros lo convirtieron en una especie de gueto. De intelectuales para intelectuales y "yo", ahí, no tenía nada que hacer ni que decir.
Le replico que al marcharse contribuyó a que se volviese gueto.
- Pero un gueto confortable - dice y con buena acústica.
Porque los imagina a todos impartiendo clases magistrales, en un aula magna con calefacción.
Y, a todos ellos, con traje y corbata.
Pega por favor la lectura del gas en la puerta.
¿Esos libros nuevos tan viejos?
Esta vez no son de la biblioteca.
Lo que se llama "de lance", esas librerías por internet de segunda mano.
"El problema del hombre" y "La civilización inconsciente". Los ha hojeado un poco y se queja de que "densos".
¿Otra de esas reuniones sociales?
El 9 de febrero, sí. Eran nada más ocho.
Restó mal.
A según que horas puede haber hasta una fecha de diferencia.
Champú.

Archivo del blog