domingo, 30 de marzo de 2014

Texto 6.32

Publicado por  el mar 30, 2014 en Sexto mensaje. Los caballeros del Grial 

6.32 “Y parece que no fue Arturo el Magnífico el predestinado para salir volando de los laberintos, ni el temido Caballero Negro, ni el favorito y brillante Lanzarote, fue un juramentado anónimo, un buscador callado, Perçeval, el que pisó las sendas del cerebro, venció al dragón que sellaba con fuego las cuevas donde se guarda el Libro de la Vida, y se enfrentó al caos que huía por siete caminos simultáneos y lo engañó al conducirlo al pozo de las densidades imposibles. Por ello fue acechado por Cronos, que tapaba los ojos del guerrero con tejidos de orden recubiertos de agresivos minutos, y se salvó del brillo transparente y de la muerte iniciática cuando estaba cerca del río en que rueda la Luna negra. Dicen que en sus orillas moran los dos dioses que fabrican las hojas donde se imprime el Libro de la Vida”.
6_32

Archivo del blog