miércoles, 2 de abril de 2014

2/4/14 14:39

"No es qué digas ni qué calles, ni qué hagas ni qué dejes por hacer para mañana; es que entiendas que en la vida todo lo que llega pasa".
Que lo recitaba un viejo de aspecto desaliñado, dice, en la puerta de la iglesia el domingo pasado.
¿No te pega mucho que sea de su propia cosecha?
Seguro que el viejo es inventado.
Tiene que estar ¿Has mirado en el recipiente de cerámica que parece romano?
En la tercera balda de donde estuvieron los libros.
Galletitas danesas.
Ya he visto que te has cortado el pelo.
¿Y esa manía de cerrar ese cajón con dos vueltas de llave?
Tu sabrás, pero pienso que no deberías tomar tanto café ni darle tanta cuerda a los fisgones.

Archivo del blog